lunedì 13 febbraio 2017

La educación del siglo XXI


Zygmunt Bauman defiende que el cambio constante es parte del flujo del tiempo y que, por ello, es imposible prepararse y planificarse para el futuro  Él lo denomina la modernidad líquida. En este contexto, los requisitos de los ciudadanos del siglo XXI son difíciles de diagnosticar, así que la educación se vuelve líquida.

Parte de nuestro conocimiento queda obsoleto de manera sistemática en la Educación Líquida y es normal tener la sensación de vivir en una encruzijada, debido a la incertidumbre que provoca. Es necesario que el sistema educativo, entonces, forme ciudadanos adaptables, preparados para experimentar y que sepan funcionar en un mercado laboral sin compromiso fijo; ellos serán los sujeros para la edad tecnológica digital y vivirán en la expectativa del cambio.



La única manera en que la educación sea útil en este nuevo paradigma es transformándola: debe dejar de plantearse como producto de procedimientos técnicos, ya que los mismos sirven exclusivamente para un breve goce, y convertirse en un proceso. Pero, ¿cómo?

Estas son las competencias y actitudes de esta nueva educación:


Nessun commento:

Posta un commento