mercoledì 8 marzo 2017

Cuestionarios personales sobre las inteligencias intrapersonal e interpersonal

En general, diría que prefiero estar acompañada a estar sola, pero, desde luego depende en qué momento, con qué tipo de gente y en qué situación. Me gusta, de hecho, sentir que pertenezco a una comunidad, implicarme y realizar un esfuerzo en común para llevar a cabo proyectos en los que creo. De esta manera, me gusta interaccionar con otras personas, afines o diferentes; diría que tengo curiosidad y siempre pienso que la persona que tengo delante puede ofrecer más de lo que veo a primera vista.

Disfruto escuchando y hablando con otros, compartir experiencias y opiniones… tengo tendencia a proponer cosas y animar a la gente a unirse a mis propuestas, por lo que diría que me gusta el rol de líder, aunque no me importa no serlo, si considero que la persona que lo es lo hace adecuadamente. Soy muy exigente conmigo y con otros, quizá es por eso que no considero que tengo muchos buenos amigos, solo algunos, pero bien merecidos. Recurro a ellos para buscar consejo y veo también ellos acuden a mí, me siento cómoda con esta relación de reciprocidad.

Me preocupo por colaborar en conseguir un mundo mejor y ello incluye escuchar y conocer cómo se sienten otros. A veces me dejo llevar demasiado, otras veces, quizá no tanto. Sin embargo, siempre intento mantener el respeto y la tolerancia, sin prejuzgar a medida de lo posible y partiendo desde un horizonte de miras bastante amplio. Concluyo, por lo tanto, que me preocupo por mejorar mi empatía con los que me rodean, escuchar, prestar atención y comprender desde mi posición. Las relaciones personales son un aspecto muy valorado en mi vida.

Por otro lado, en cuanto a mi reflexión intrapersonal, creo que con el tiempo estoy dedicando más de mí a conocerme. He pensado mucho en todo lo que he vivido y cómo esto me ha hecho convertirme en quien soy hoy en día, pero sin olvidar que soy yo misma la que decidirá cómo seré en el futuro; eso está en mi mano.

Reconozco fácilmente mis emociones y a menudo encuentro también la motivación de las mismas. Las comunico a personas de confiaza y no tengo problemas para hacerme entender. Sin embargo, admito que, a pesar de que llevo una vida un poco frenética, en momentos de mucho estrés puedo no gestionar las emociones como debiera y puedo venirme abajo. También en esos momentos tomo un tiempo para reflexionar sobre lo que estoy haciendo bien y mal, y intento aprender de mis errores. No siempre lo consigo.

Creo que, en este aspecto, debo aprender mucho todavía, pero dedicar tiempo a reflexionar y analizar emociones no es algo que encaja con mi ritmo del día a día. Poco a poco.

En la siguiente infografía resumo lo mencionado y añado un breve análisis de las emociones que siento frecuentemente y cómo reacciono en cada caso con quien me rodea.



Nessun commento:

Posta un commento