mercoledì 15 marzo 2017

Mover la educación

Reflexionamos sobre la utilización de actividades relacionadas con el desarrollo de la inteligencia corporal-cinestésica en las aulas.

Está claro que el peso de la tradición sigue influyendo en el limitado uso de este tipo de actividades, que han quedado confinadas en la asignatura de educación física casi exclusivamente. Tampoco las nuevas metodologias parecen ofrecer alternativas más activas a las tradicionales. Por ello es necesario que los docentes consideremos reflexionar sobre cómo incorporarlo a nuestras programaciones.



En mi clase solemos potenciar la inteligencia corporal una vez por semana, como mínimo. En concreto, suele suceder los jueves: por la situación de la escuela, debo cambiar de aula este día de la semana y, entonces, decidí que esa sesión se la dedicaríamos a hacer cosas diferentes a las que hacemos normalmente en el aula cotidiana. Así, los jueves, en las clases de 2º de primaria, solemos poner música, en inglés, claro, que traigo seleccionada de antemano para trabajar los contenidos relacionados con el proyecto que estemos trabajando.


Los materiales de la editorial traen algunas canciones en inglés que directamente ayudan a los alumnos en la mejor comprensión del proyecto, pero otras veces solemos acordarlo entre las profesoras de primer ciclo. Hay algunos canales de youtube que solemos consultar para aprender rimas, cancioncillas… La música, en este caso, funciona como un elemento motivador del movimiento. Por lo tanto, podría decirse que también consideramos la inteligencia musical y la lingüística para este tipo de actividades.


El desarrollo corporal-cinestésico se basa, entonces, en bailes, especialmente rítmicos, para ayudar a los alumnos a seguir las canciones y a aprenderlas; y claro, les encanta, porque es más lúdico que las actividades del aula ordinaria. De hecho, ahora que empieza el buen tiempo, salimos fuera al patio a poner en práctica lo que aprendemos y da muy buenos resultados.

Por otro lado, sin que suceda con tanta frecuencia, la dramatización es una parte esencial de nuestros proyectos de inglés. Cada proyecto se basa en un cuento que se interpreta varias veces en el aula e incluso, alguna vez, con todos los alumnos, disfraces y escenario delante de los padres y madres o alumnos de otras edades.



Sin duda alguna, incorporar el movimiento es muy enriquecedor para mis grupos, que les cuesta estar quietos, y más a última hora del día; aunque la verdad es que a veces me cuesta planear bailes y juegos de movimiento ¡cada semana!

Nessun commento:

Posta un commento